logo1

Ambliopía

ambliopia

La ambliopía u ojo vago consiste en la pérdida parcial, mayor o menor según el caso, de la visión en uno o en los dos ojos de un niño, que no puede ser corregida con gafas.

Este defecto visual puede conllevar una gran pérdida de visión del ojo afectado, dado que éste no se desarrolla adecuadamente y, poco a poco, va dejando de trabajar, de estimularse, con lo que acaba perdiendo capacidad de visión.

Una de las causas principales de la ambliopía es la presencia de estrabismo, incluso en niños muy pequeños, aunque puede darse el caso de un ojo vago sin estrabismo.

Esta patología ocular se presenta en la edad infantil, por lo que su detección precoz es fundamental para su tratamiento. El oftalmólogo es el profesional más indicado para diagnosticar la ambliopía u ojo vago, aunque los padres y familiares desempeñan un importante papel en su detección precoz.

El tratamiento de la ambliopía debe ser precoz ya que el deterioro progresivo en el desarrollo de la visión por un ojo lleva irremediablemente a la ceguera del mismo. Es recomendable comenzar el tratamiento antes de los seis años.

La utilización de parches para tapar el ojo bueno obliga al ojo vago a trabajar continuamente, por lo que éste es uno de los tratamientos más aceptados.

Existen alternativas a los parches en el tratamiento de la ambliopía que deben ser prescritos por un especialista y que se indican en casos de resistencia al parche o como mantenimiento de la visión en ojos ya rehabilitados.

ÚLtimas noticias