logo1

Presbicia o vista cansada

retina

Nuestros ojos están "diseñados" para ver de lejos en condiciones normales o de reposo. ¿Cómo vemos entonces de cerca?. Lo hacemos involuntariamente, por medio de un músculo que hay dentro del ojo, que cambia la curvatura del cristalino para enfocar los objetos cercanos. Este fenómeno se denomina acomodación.

Cuando somos niños, este músculo es muy potente y nos permite acomodar varias dioptrías. Esta capacidad se va perdiendo con la edad y desemboca en la presbicia o vista cansada.

Alrededor de los 42 años, unas personas antes y otras después, nos damos cuenta de que las letras empiezan a ser borrosas, a "bailar", se juntan o nos cansamos al utilizar la vista de cerca y nos duele la cabeza; todos ellos son síntomas tempranos de la presbicia.

Sorprendentemente, si nos alejamos la lectura o el objeto que estamos mirando, nos damos cuenta de que vemos más claro y estamos más cómodos. La presbicia es un fenómeno natural que aparece con la edad y no debe preocuparnos. Se debe a la menor función del músculo antes mencionado junto a la menor elasticidad del cristalino. Su solución es sencilla, el uso de unas gafas de cerca que compensen la falta de acomodación. La presbicia es progresiva y se estabiliza en unas tres dioptrías, más o menos a la edad de 60 años.

Se han ensayado varias cirugías para corregir la presbicia; ninguna, de momento, lo suficientemente exacta y reproducible. Los últimos avances son muy prometedores y es de esperar que en un corto período de tiempo dispongamos de una técnica fiable para solucionar este problema por el que todos, tarde o temprano, tenemos que pasar y que, de una forma experimental, hemos conseguido resolver.

ÚLtimas noticias